Pascuas, vacaciones, familia, amigos sol…

29 Abr

La casa a dos esquinas de la mía

y 11 días sin escribir y pensando que debería, para seguir creando esta burbuja en el tiempo y poder leerla cuando quiera y recordar esta época. Pero es lo que tiene estar agusto, que te apetece hacer tantas otras cosas que las que “tienes” que hacer las vas dejando :)

Finalmente tuve más vacaciones de Pascua de las que pensaba (aquí se celebran en plan bien, con familia y tal) y gracias al radiante sol, empecé a coger algo de colorcito en cara y brazos; y a intentarlo en las piernas ya que por fiiiin mis padres me han traído ropa veraniega. Aunque ahora se han puesto otra vez los días algo gris-París, pero ya volverán! Jo, la verdad es que tampoco sé mucho más que contar, porque sí he visto varias cosas nuevas como Invalides y Versalles; pero merecen entrada y miles de fotos a parte (prometo que lo haré para los que llegan al blog buscando cosillas de París). La sensación de que estoy ya va cuesta abajo y sin frenos ha pasado a ser una realidad al irse un mes de abril increíble en un abrir y cerrar de ojos.

Todo parece haber cambiado este mes, el clima, la gente, yo. He pasado de estar cómoda y agusto, a empezar a temer el regreso. Intento hacerme la despistada, pero todos los días hay algo que inevitablemente me hace pensar “Joder, es que por esto me quedaría aquí”. Y todos sabéis las ganas que tengo de volver a darle al botón Play de mi vida en Madríz, pero empiezo a apreciar esos detalles que me hacen querer a París. Esas cosas que me hacen sopesar durante algún momento mis declaraciones de no volver a vivir aquí por lo mal que funcionan millones de cosas.

El otro día salí en bermudas y camiseta de casa, andé 3 minutos y me metí en uno de esos millones de parquecitos que tienes cada 2 manzanas; me tiré en el cesped al Sol y empecé a leer Rayuela. El parque estaba totalmente lleno de niños, y sin embargo no molestaron en absoluto como seguramente harían en España, impidiéndome leer o dándome un balonazo. No. Aquí hay una sensación de tranquilidad, de armonía, de paz….  De algún modo ves a los papás con sus niños (casi siempre más de 2) que son felices, que no se dan voces ni tienen riñas; los nenes obedecen y si no, asumen su castigo, y luego a jugar juntos otra vez. Aquí hay algo, no sé. Hay una calidad de vida y una calma que en Madrid ahora no sé si llegué a sentir..

Ay… París, qué jodía eres… 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: