Domingo de luto: à bientôt Laia

23 Ene

Primer día en París

Y no por que se haya muerto nadie. La verdad es que tampoco es una cosa tan grave y quizá (probablemente) esté exagerando. Pero hoy es el día que he censurado en mi cabeza desde que supe que existiría. Laia se me va, se me resbala jabonosamente a los Madriles de vuelta a su vida fuera de la burbuja que compone el Erasmus. Mi más mejó amiga parisina, y parte del podium de mejores amigas sin más.
Siempre que estoy con ella tengo la sensación de estar comiendo todo el rato. Aunque a veces más que una sensación es un hecho. Voilà el menú para la víspera de una despedida difícil, para degustar las últimas confesiones:
El jueves una cena de secretos en la cocina con pasta en salsa de Cabrales e Ideazábal.

El viernes, úlltimo desayuno juntas en ese, nuestro sitio no-secreto, en el jardín encantado del Musée du Moyen Age a -1º. Infusión de menta-regaliz en termo, taza con carita feliz (lo que queda de ella) y un café starbucks por mi parte. Napolitanas y croissants por la suya. Todo aderezado con gorriones y palomas pedigüeñas, amén del descubrimiento de una nueva raza de pájaro jamás vista por ninguna que cuando te miraba de frente, parecía desaprecerse.

El sábado una de crêpes en su casa con la familia Erasmus. Una lección a aprender: si quieres comer, no cocines. Fue una velada entrañable donde las haya, donde la minoría francesa parecía estar de subidón y bailando reggae como locos y los españoles más sosos al principio. Tranquilos, acabamos haciendo honor a la expectativas “giving it all” con Queen y (oh mai gaz, acabo de recordarlo!) Grease. Hay un par de vídeos que quizá publique para deleite del auditorio.

Y de postre guitarras que cantan canciones tristes para ir allanando el camino a la penilla… Evité el momento de decir adiós hasta que no quedó más remedio que aquella sucesión de abrazos lacrimosos, con menos intimidad de la deseada.

Como no podía ser menos, al final hubo una de sorpresas de la casa que incluyó una caja llena de fotos de familia, con parrafadas incluidas, y una torre eiffel, que nunca sobran. También una tontería que me dediqué a hacer en las últimas 24h non stop con mis limitados recursos de flash y iMovie, que quizá cuelgue.

En fin querida mía, no te voy a repetir más lo que me he jartado de decirte por todos los medios posibles: facebú, inperson y a lo largo de 125sms según mi móvil. Profite bien de ta nouvelle vie à Madrid, chez toi (oui, TOI!!!) et Andrea, oki?
Te ai lof yu sou mach, an zenkiu for ebrizin!!
Y para que no lo olvides: Te quiero igual!

Ale, me voy a ver El Paciente Inglés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: