Madriz fugaz

2 Nov

Tras un examen normalito… a España!
Quedé con mis universitarias en plena gran vía a eso de las 9, tras un día enteramente dedicado a viajar y a esperar de un lado y tipo de transporte a otro.
Después de pasar a su lado sin que ni ellas ni yo nos diésemos ni cuenta, me escondí detras la columna y por un momento pude observar el círculo de confidencias que formaban. Me di cuenta de que en algunos casos parece que se ven las conexiones entre las personas, la unión de hilos invisibles entre ellas me hizo sonreír por confirmar que seguían igual. Abracito comunitario y comienzo con las actualizaciones :) Aunque había tantas cosas en todos nuestros tinteros que tendré que ir recibiéndolas de visita en visita. En cierto modo me hacía sentir en París el interior de aquél primer McDonalds de Madrid; con sus altos y decorados techos y sus escaleras y suelos de mármol. Se me hacía inconcebible haber hecho un examen en París esa misma mañana y ahora estar cenando con mis amigas en el centro de Madrid! Aunque más increíble se me hacía ver que aún a las 12 (minuit) no dejaba de entrar gente.

Mieditorl!

Tras despedirme, con grandes abrazos y deseos; la conclusión a la que llega todo el mundo que se ha movido por Europa, chocó contra mí.
Viernes. 1.30 de la madrugada. Madrid. Calle Montera.
A esa hora, Madrid está viva, tanto o quizá más de lo que pueda estarlo a las 22h. Y sonreí. Mientras bajaba hacia mi antigüa casa; caminaba con calma, atravesando Sol, Plaza Mayor, Toledo, Pontones… recordando donde me hice el piercing; donde vi a X; donde trabajaba Y; donde grabamos un reportaje de meses en una tarde; donde iba de pequeña a comprar figuritas de Belén; la primera tienda de cómics sobre la que puse un pie un día de excursión del insti; el Thephonehouse de la vizca que nos puso el teléfono fijo; donde compré los detalles de aquel disfraz de calabaza; donde me compré mis patines y la cuesta que me enseñó a frenar; aquella tarde inolvidable de cafetería fuera del tiempo… Y al fin, mi “casa”. No puedo evitar seguirla llamando así; aunque no sé si algún día volveré a vivir allí, es curioso.
Me reencontré con “mi” compañero de piso y tras contarle las novedades de las que tan envidioso dice sentirse, volví a dormir en mi cama. Pese a que tampoco es ya mi habitación, y que había muchas cosas diferentes; no me sentí extrañada… Es como si siguiese siendo mi espacio, conmigo dentro. Es una sensación guay :)
A la mañana siguiente confirmé que el tiempo me había acompañado, literalmente: Lluvia tonta y algo de viento. Así que con el paragüas que alguien se dejó en la fiesta de cremaillere de mi piso en mano, puse rumbo a Tribunal, donde debía comprar la segunda parte de mi libro preferido. Me enteré unos días antes de su existencia y tenía taaaantas ganas de conseguirlo!! Recorrí la calle donde comencé mi experiencia como monitora de niños buscando una librería. Me pilló de sorpresa el número 40, ya que era una puerta con papeles en los cristales. Por alguna parte debía poner “libros” y me adentré con cierta curiosidad. Me presenté al librero que ya había contactado por email y se puso a localizar mi tesoro. Cuando me dijo “Te importa que te tutée?” me di cuenta de que París estaba cambiando mi manera de expresarme, haciéndola demasiado educada incluso para un desconocido. Estuvimos hablando sobre estudiar en el extranjero, ya que no tenía ninguna prisa; pero como parecía que alguna vez alguien le hubiese cortado la conversación por excesiva; insistió en no entretenerme más. Así que, con mi joya en las manos le pregunté por una cafetería tranquila donde poder tomar un café y leer. Así que siguiendo sus señas, llegué al 2 de Mayo, a un sitio que desconocía y que se convirtió en mi cafetería preferida de Madrid.
Bajo el nombre de Pepe Botella, me recibió una estancia con aire añejo y olor a autenticidad y madera. Tomé asiento en uno de esos sofacitos alargados de café viejo y pedí con una sonrisa el capricho de una tarta de limón con galleta y un café bombón que me recordó y quizá fue homenaje a quien me descubrió la existencia del libro que iba a empezar a leer…
Pero la hora se me echó encima, como suele hacer y aún tenía que comprar unos cordones para los patines en Malasaña. Cuando los conseguí y aún con la sonrisa del dependiente en la cabeza, llegué tarde a ver a un compi de clase que me reprochó el retraso y con el que intercambié rápidamente impresiones Erasmus de París y Roma, mientras comía un croissant. Curioso que con ciertas personas siempre tengas la sensación de no llegar a la conversación realmente interesante…
Después de una siesta que me hizo sentir vivir en un día con dos mañanas; se suspendió mi ruta en patines vestidos de Halloween (y mi disfraz era INCREIBLE), así que como plan alternativo reuní a los poquitos que me fue posible para tomar algo por la misma zona que había paseado aquella mañana. Las mejores croquetas de Madrid, unas tostas y cañas con limón. Más abracitos y novedades con mis patinadores. Aunque me supo a poco. Estas navidades ya veréis!!

Hasta aquí Madrid, mañana cuento un pelín que me dejo por contar sobre Ávila.
Me ha encantado volver por unas horas a mi “vieja” vida; tomar contacto con lo que hacía hasta hace un par de meses. Te das cuenta de las cosas que hacen particular esa ciudad: sus metros que llegan por la derecha, los semáforos que parpadean (muy útiles para no morir atropellado); pero sobretodo: su gente. Adoro que seamos tan alegres, tan gritones, tan exagerados; tengo la sensación de que somos más divertidos e incluso más felices que lo que me parecen los parisinos…
Es como si disfrutásemos más de las pequeñas cosas.
Muchas gracias a todos por vuestro tiempo este finde!
Me ha encantado veros y abrazaros :) Un beso muy fuerte, de verdad.

Anuncios

2 comentarios to “Madriz fugaz”

  1. Maru!! 2 noviembre, 2010 a 22:45 #

    me alegro que te hicieramos disfrutar del tiempo en Madrid!!

    creo que ha sido el mejor momento de todo mi finde, llevo un mes bastante gris!

    un grandisimo beso

  2. Vero 3 noviembre, 2010 a 0:19 #

    yo tambien m alegro muxo d k hayas pasado un buen rato con nosotras….es agradable estar por lo menos casi todas juntas…k con los años cada una va tomando su camino pero siempre seguimos intentando juntarnos d vez en cuando, te hechamos mucho d menos, nos falta part del grupo :( pero a la vez m siento tan feliz por ti…!!:D
    y ya sabes visita segura!!^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: